lunes, 28 de agosto de 2017

SE FUGARON SIETE PRESOS DE UNA COMISARIA DE VILLA BALLESTER


Emiliano Sánchez Acosta, José Luis Fernández, Oscar Sebastián Díaz, Pedro Alberto Sayes, Jesús Leandro López, Fabián Roberto Sorrentino y Carlos Emanuel Ortiz son los nombres pertenecientes a los siete delincuentes que se escaparon de la comisaría Segunda de San Martín ubicada en la calle Boulevard Ballester 4950 de Villa Ballester, siendo este último el sospechado como autor material del asesinato del zapatero, hecho ocurrido el  13 de junio en  Balcarce al 3000 de la misma localidad.
Según lo informado a este medio, todo sucedió el pasado domingo 27 de Agosto cerca de la media noche, luego de que los presos realizaran un trabajo cuidadoso con una lima, lo  que provocaría descubrir un sector del techo de la celda, posibilitando la fuga de los detenidos por los fondos de la comisaría hacia el predio de un un colegio que se encuentra en la misma manzana.
Según fuentes policiales y mediante un operativo cerrojo, pudo apresarse a tres malvivientes, mientras que el resto es buscado intensamente.
Cabe destacar que debido a lo sucedido, tres jefes policiales pasaron a disponibilidad hasta que la fiscalía interviniente investigue el caso con total celeridad para determinar el grado de culpabilidad.

Pedro Ruston, presidente de los Foros de Seguridad del Partido de Gral. San Martín,  nos decía que este hecho sabía que iba a ocurrir y que un poco la culpa la tiene Cristian Ritondo (Ministro de Seguridad Bonaerense) por no darle la importancia que esto se merece. Además habló de lo insegura que es la comisaría y que no cuenta con la infraestructura necesaria como para albergar a los detenidos durante varios días, siendo habitual que se registren condiciones de hacinamiento. En muchos de los casos, los presos deben dormir por turnos en dicho lugar.

También estuvimos con un ex titular de la misma comisaría, Rodolfo Campisi que es un buen conocedor de cada rincón de la misma y nos manifestaba lo fácil que le resulta a los delincuentes tratar de encontrar  el camino para escapar: “por lo general el preso como tiene todo el tiempo del mundo realiza junto a otros un trabajo minucioso como  es el de limar los barrotes sin producir un mínimo ruido para no llamar la atención y hasta observan a su alrededor que no venga nadie e interrumpan lo que están haciendo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario